Acné infantil. Trucos naturales para eliminarlo

 

El acné es un trastorno de la piel que se manifiesta de distintas formas, como por ejemplo las espinillas o granos. Los problemas de la piel no afectan únicamente a los adolescentes. Muchos niños pueden sufrir exceso de grasa en la piel y tener espinillas en el rostro. Para quitarlas, se puede recurrir a trucos o remedios caseros que mejoran el aspecto y la salud de la piel.

 

Desde ECONANOS te damos algunos consejos para que puedas aplicarlos con tus hijos si tienen acné:

 

  1. Zumo de limón. Uno de los mayores aliados de la piel contra las espinillas es el limón. Exprimiendo el limón, utilizaremos el jugo sobre la zona de la piel que tenga espinillas o granos. Aunque al principio escuece, es un gran remedio paraquitar las espinillas de la piel de los niños, ya que este cítrico ayuda a que la zona afectada se seque durante unos veinte minutos, y la espinilla mejore su aspecto al retirar el jugo con agua.

 

  1. Baños de vapor. Lo más importante de las espinillas es que el sebo que permanece en su interior salga y no permanezca dentro de la piel. Por eso, el mejor y más efectivo remedio casero para eliminarlas son los baños de vapor. La manera de hacerlos es hervir agua en un recipiente y retirarlo del fuego para poder acercar el rostro a los vapores que suben de él. Para que duren más tiempo y penetren en la piel, el niño tendrá que ponerse sobre la cabecita un trapo o toalla parainspirar el vapor, no demasiado cerca para que no se queme sino a unos quince centímetros. Así se abrirán los poros y se quitarán las espinillas con más facilidad. Hay que repetir el proceso varias veces tomando aire fresco hasta que el vapor desaparezca.

 

También puedes realizarlo en el lavabo del baño poniendo el tapón para que no corra el agua y repitiendo este mismo proceso.

 

  1. Exfoliante de bicarbonato de sodio. Es una de las mascarillas más útiles a la hora de quitar las espinillas de la piel, y también es válido para la delicada dermis de los niños. El bicarbonato de sodio ayuda a secar la piel y a mantener su pH natural, además de que actúa como freno ante el exceso de aceite de la piel, lo que provoca las molestas espinillas. Por eso, con bicarbonato de sodio acompañado por agua se puede crear una fina pasta que se utilice como exfoliante, por lo que no es una mascarilla, sino un componente con el que lavar el rostro. Hay que expandirla sobre la piel haciendo círculos con las yemas de los dedos, con un suave masaje. Después, se retirará con agua tibia.

 

¿Qué trucos naturales conoces tú para evitar el acné infantil? ¡Cuéntanoslo!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *