APRENDER EN LA BAÑERA

Las experiencias cotidianas del día a día del bebé ayudan a desarrollar y estimular sus sentidos. Eso se convierte en una oportunidad para que los padres podamos alimentar la capacidad de aprender y pensar del bebé en nuestro día a día.

 

Es por eso por lo que el momento del baño con el bebé es uno de los momentos claves del día para crear vínculos. Es el momento ideal para relajarnos al final del día e ir a dormir tranquilos y calmados. Pero también es una ocasión para hablar con nuestros peques, hacer mimos, aprender cosas nuevas, pero sobre todo para jugar y descubrir.

 

El agua es un medio excelente para que el niño experimente nuevas sensaciones y desarrolle sus sentidos. Los juegos en la bañera ayudan a su motricidad y su equilibrio, pero también le enseñan a descubrir cosas nuevas, como su cuerpo, su entorno, nuevas texturas o nuevos sonidos.

 

Es este post te damos algunas claves para aprender en la bañera, mientras se convierte en un tiempo de aprendizaje y descubrimiento. ¡Al agua patos!

 

APRENDER

 

Algo básico que puede aprender el bebé en la bañera son las partes de cuerpo. Lo ideal es que al enjabonarle le vayamos nombrando cada parte del cuerpo por la que vamos pasando la esponja. Como hemos mencionado antes, si el bebé dispone de un muñeco, igual que imitará nuestros gestos, también intentará repetir nuestras palabras.

 

Otra técnica para enseñarles palabras nuevas a nuestro peque son las canciones para niños. Las canciones también pueden formar parte del momento de relax para ayudar a que el bebé se calme del todo y pueda dormir tranquilo y relajado.

 

IMITAR

 

Es genial que los peques tengan un muñeco con el jugar y aprender. El baño con el bebé es un momento genial para compartirlo con muñecos ya que, de esta forma, el bebé recrea la realidad que ve. Si enjabonas la cabeza del bebé, él hará lo mismo con el muñeco y de esta forma aprenderá sin darse cuenta. La imitación es una técnica genial para que los más pequeños aprendan de los mayores, por eso es muy importante mostrar lo mejor de nosotros cuando están delante.

 

DESCUBRIR

 

Hay muchas maneras y lugares para que los peques aprendan los colores, las formas y tamaños. Debemos adaptarnos al niño, a su tiempo de crecimiento y sus etapas de aprendizaje. Es bueno que tengan un primer contacto desde muy pequeños con piezas de colores, de diferentes tamaños y formas, así cada vez les costará menos diferenciarlas. Una forma de aprender los tamaños y los colores es jugar con bloques de construcción de diferentes tamaños y colores en la bañera o con bolas de colores.

 

Por otro lado, también es genial que experimenten por su cuenta, llenando y vaciando un bote de gel vacío, jugando con la esponja o con otros juguetes que floten y los pueda hundir, como un patito de goma. De esta manera les damos la satisfacción de descubrir cosas nuevas, desarrollando su creatividad y su curiosidad.

 

¿Habías pensando lo divertido que puede ser para ellos aprender en la bañera? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *